Lost your password?
Are you a new user?

80 por ciento de los niños con TDAH, tienen antecedentes hereditarios por parte de sus padres

80 per cent of children with ADHD, have an hereditary component from their parents

Se estima que en nuestro país, alrededor de un millón 600 mil niños, padecen trastorno con déficit de atención e hiperactividad (TDAH), considerado como la principal enfermedad mental en población pediátrica, por lo tanto debe ser catalogado como un problema de salud pública, informó la doctora Elizabeth Landeros Pineda, Presidenta de la Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil A.C.

El origen de dicho trastorno es neurobiológico y neurobioquímico que afecta el desarrollo del pequeño en diversas áreas. Sin embargo, se tiene la teoría de que este mal es hereditario por lo que se realizan investigaciones en el ámbito genético y actualmente se estudia un gen transportador y receptor de la dopamina, sustancia neurotransmisora más importante del sistema nervioso central, que participa en la regulación de diversas funciones como la conducta motora, la emotividad y la afectividad.

De acuerdo con datos revelados por el Hospital Psiquiátrico “Juan N. Navarro” de la Secretaría de Salud, el 80 por ciento de los niños con TDAH, tienen antecedentes hereditarios por parte de sus padres. Este es un trastorno que comienza en la infancia y persiste en la etapa adulta, y se estima que nuestro país hay 2.5 millones de personas afectadas por esa enfermedad.

El trastorno de déficit de atención con hiperactividad, se caracteriza por inatención, hiperactividad e impulsividad que generan deterioro en el funcionamiento de quien lo padece. Cuando la persona sufre esta enfermedad y no recibe atención pueden presentarse complicaciones como fracaso escolar, deterioro de las relaciones interpersonales incluyendo las de pareja, consumo de alcohol y drogas, pobre desempeño laboral.

Otras características que tiene son: dificultad para prestar atención, parece que no escuchan, se olvidan de las cosas, manifiestan dificultades para seguir instrucciones, se distraen con facilidad, parece desorganizado, está inquieto, le es difícil jugar tranquilamente, interrumpe a los demás, se levanta cuando no debe y habla demasiado, etcétera.

En cuanto al diagnóstico, la doctora Landeros dijo que éste debe basarse en una valoración minuciosa para excluir otras posibles causas de las dificultades del niño, lo que incluye información a partir de su familia y maestros, además de una evaluación por parte de profesionales médicos, incluyendo habitualmente un pediatra, un psiquiatra y psicólogo infantil. La valoración requerirá varias horas y múltiples visitas al médico.

Una vez establecido el diagnóstico, se dispone de diversas opciones de tratamiento, incluyendo tratamiento farmacológico y programas de educación especializada. Los padres y maestros deben participar en el tratamiento para el pequeño, agregó. También es importante dar terapia familiar, ya que ésta tiene un papel crucial en la rehabilitación del pequeño. De igual forma, informó que se otorgan cursos de orientación a profesores de educación primaria, con el fin de que detecten y conozcan tanto los síntomas en el niño como la atención que deben tener durante su estancia en la escuela.

Al referirse al tratamiento farmacológico, la especialista dijo que hasta un 90 por ciento los niños con trastorno con déficit de atención e hiperactividad, responden satisfactoriamente la medicación con estimulantes, es decir aquellos medicamentos que actúan sobre la función mental de la atención y logran una rápida mejora de los síntomas.

“Este tipo de medicación contribuye a frenar las conductas impulsivas e hiperactivas, lo que permite al niño concentrarse y aprender. La medicación estimulante suele ser bien tolerada y apenas origina efectos secundarios. Los niños que siguen dicho tratamiento no corren mayor riesgo de volverse dependientes más adelante,” aclaró.

La especialista, no obstante es controlable y “si se detecta en sus inicios y se brinda un tratamiento adecuado los pequeños llevan una vida normal”.

La especialista enfatizó que este mal es crónico e incurable, no obstante, si se detecta el TDAH en etapas iniciales, no tiene por qué evolucionar de forma complicada, “aunque en caso contrario tiene consecuencias graves en el trastorno de la conducta durante la edad adulta, y con frecuencia se asocia al consumo de drogas, accidentes de tráfico, trastornos emocionales y dificultades laborales”.

Finalmente la doctora Landeros puntualizó que requiere un decidido apoyo del gobierno en todos sus niveles, así como de los sectores sociales y privados para tratar lo mejor posible el trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

(Ana María Hernández)

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, Junio de 2007.
Visita Gaceta Biomédicas

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Health Information by

MedlinePlus Trusted Health Information for You: A service of the U.S. National Library of Medicine, NIH National Institutes of Health

Connect & Share