Lost your password?
Are you a new user?

Biología y Patogénesis del VIH

HIV Biology & Pathogenesis

El doctor Guido Silvestri de la Escuela de Medicina de la University of Pennsylvania realizó un resumen general de los avances en el área de la biología y la patogénesis del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) presentados durante la XVII International AIDS Conference 2008. Dada la enorme cantidad de información, el doctor Silvestri decidió agrupar lo más sobresaliente en cuatro temas principales: El estudio de la transmisión del VIH, de importancia para la generación de estrategias preventivas efectivas, en particular microbicidas y vacunas; los progresos en el conocimiento de los factores celulares y genéticos que restringen la infección, lo cual puede conducir a la identificación de “blancos” para la terapia antirretroviral; la investigación sobre vacunas y por último, las investigaciones acerca de la interacción entre el virus y el sistema inmunitario del huésped

La transmisión del VIH

Silvestri seleccionó tres contribuciones en este tema. La primera fue la de Eric Hunter, profesor de la Emory University, quien ya había descrito  anteriormente que durante la transmisión del VIH en parejas heterosexuales estables, a pesar de que en el donador existía una población de virus muy diversa, los virus que se encuentran en el receptor poco tiempo después de su seroconversión representaban en general un sólo tipo de los del donador. Hunter puso de manifiesto que este fenómeno es menos pronunciado cuando la transmisión ocurre entre parejas promiscuas que entre monógamas; es decir, los receptores recientemente infectados de esta manera tienen múltiples variantes genéticas del VIH. Destacó el posible papel de las infecciones de transmisión sexual y la inflamación de la mucosa en favorecer este tipo de infección por VIH, mnos restringida genéticamente, ya que la inflamación aumentaría la accesibilidad del virus a las células “blanco”. Este trabajo, dijo Silvestri, tiene muchas implicaciones para las vacunas y microbicidas.

La segunda presentación fue la del doctor Victor Garcia Martinez de la University of Texas Southwestern y el doctor Kish-Catalone de DeSales University, desarrollaron nuevos modelos animales (principalmente ratones) a los que se les ha injertado células y tejidos del sistema inmune de origen humano, los cuales podrían ser muy útiles para examinar la transmisión del VIH y determinar la eficacia de microbicidas.

 La tercera contribución en esta área fue la del doctor C. Petropoulos, quien caracterizó la transmisión de los virus que usan el correceptor CXCR4 y cuya aparición en los pacientes con infección crónica se asocia a progresión acelerada de la enfermedad. Este estudio es importante en opinión de Silvestri, ya que a pesar de que sólo una minoría de los virus transmitidos inicialmente requieren CXCR4 como correceptor se debe pensar en la posibilidad de que se conviertan en un problema al usar microbicidas para virus con tropismo para el correceptor CCR5.


Factores celulares y genéticos que restringen la infección

Silvestri hizo referencia a la ponencia del doctor Mario Stevenson de la Universidad de Massachusetts, quien hizo un recuento de lo aprendido en años recientes sobre los factores de restricción del hospedero y resaltó el descubrimiento de un factor que ancla al virus en la membrana celular y por lo tanto impide su liberación yla diseminación del VIH.

El doctor K. T. Jeang de National Institutes of Health de Estados Unidos  (NIH) puso de manifiesto la complejidad de las interacciones moleculares entre el VIH y las células huésped. Él utilizó una biblioteca de shRNA para identificar los genes que limitan la replicación del VIH en las células, lo cual puede ser de gran importancia para el desarrollo de terapias.

Silvestri resaltó el modelo del doctor O. Perez del Laboratorio de Tom Hope en Chicago, en el que utilizan virus con doble fluorescencia, en los que el núcleo está marcado con proteína verde fluorescente (GFP) y la membrana está marcada con proteína fluorescente cereza. Estos virus con doble fluorescencia son muy útiles para estudiar el proceso de liberación del genoma viral al citoplasma celular. Para Silvestri, entender este proceso es importante no sólo para diseñar compuestos antivirales específicos, sino también para comprender la interacción entre las células dendríticas y las células T y la manera en que los virus captados por las células dendríticas son presentados a las células T.


Investigación sobre vacunas contra el VIH

Silvestri resaltó la contribución de los doctores Weiner y Boyer de University of Pennsylvania, ya que han mejorado significativamente la inmunogenicidad de las vacunas de ADN mediante el uso de electroporación y la adición de adyuvantes, en particular citocinas o quimiocinas; sin embargo, Silvestri considera que los esfuerzos para hacer una vacuna contra el SIDA no se materializarán hasta entender mejor la interacción entre el virus y el sistema inmunitario del hospedero y en particular la correlación entre inmunidad contra la infección y la progresión de la enfermedad.

En este sentido, el doctor H. Streeck, del laboratorio del doctor M. Altfeld (Partners AIDS Research Center/ Harvard Medical School)describió la especificidad de las respuestas de las células T CD8+ que aparecen durante la infección primaria con VIH y que se correlacionan con un mejor control de la replicación del virus durante la infección crónica; por ello Silvestri consideró importante seguir estudiando a los “controladores de elite”, individuos infectados con el VIH que a pesar de no recibir terapia antirretroviral, de manera espontánea pueden controlar la replicación viral y permanecer sanos. Para explicar qué es lo que determina éste fenotipo propuso tres posibilidades: que el virus es intrínsecamente menos apto; que hay factores que bloquean la replicación del virus a nivel de las células individuales o bien que se debe al tipo de control del sistema inmune del hospedero sobre la replicación del virus.

Silvestri enfatizó que es necesario comprender plenamente la complicada interacción entre el VIH y el sistema inmunitario del hospedero para lograr producir una vacuna contra el sida y tomar en cuenta que el VIH es un virus que se replica en células T CD4+ activadas, y que si una vacuna terapéutica o profiláctica induce una nueva respuesta inmune existe el riesgo intrínseco de activar las células T CD4+ y, por tanto, la replicación del virus. Silvestri mencionó también el trabajo de Andrea Lisco del laboratorio del doctor L. Margolis de los NIH, en el cual utilizando fragmentos de tejido linfoide humano infectados con VIH se investigó in vitro el papel patogénico de la activación inmune crónica y su relación con la progresión de la enfermedad.

Por su parte, T. Gaufin del laboratorio de Cristina Apetrei de Tulane National Primate Research Center investigó el efecto de la eliminación de linfocitos B CD20+ en monos verdes africanos, animales hospederos naturales del SIV pero en los que la infección no progresa a sida, a pesar del alto nivel de replicación del virus. Gaufin mostró que los monos sin linfocitos CD20+ no produjeron anticuerpos contra el SIV; sin embargo, no se obsevaron cambios importantes en la replicación del virus, lo que sugiere que en estos monos, la falta de progresión hacia la enfermedad no está relacionada con una fuerte o eficaz respuesta inmune humoral. Este trabajo tiene muchas implicaciones para el desarrollo de una vacuna contra el sida.


Interacción entre el VIH y el sistema inmunitario

En esta Conferencia también se discutió sobre el papel de las co-infecciones y el punto culminante de esa sesión fue la presentación del doctor Jake Stapleton de The Univertity of Iowa, quien describió el papel del virus GBV-C de la hepatitis en la protección contra el VIH para la progresión de la enfermedad en individuos co-infectados. La comprensión del mecanismo subyacente en esta acción de GBV-C tiene implicaciones importantes para la terapia de la infección por el VIH.

Por último, hubo dos charlas sobre el concepto del agotamiento de la respuesta  de las células T como un factor de progresión de la enfermedad durante la infección por el VIH. La primera fue en relación con la molécula PD-1, recientemente identificada como un marcador de superficie de células T con daños funcionales. El doctor Joseph Conrad de Vanderbilt University indicó que la expresión de PD-1 es más pronunciada en las células CD8+ dominantes en la respuesta específica contra el VIH, y que tienen defectos funcionales como son: una propensidad a la apoptosis y producción disminuida de citocinas.

Finalmente, Silvestri comentó la ponencia de Marion Addo de Partners AIDS Research Center/ Harvard Medical School, quien presentó el papel de una nueva molécula, Tim-3, que también parece ser un marcador de agotamiento de las células T durante la infección por el VIH.

Los resúmenes y ponencias de las otras áreas abordadas durante esta conferencia (Investigación Clínica; Tratamiento y Cuidado; Epidemiología, Prevención e Investigación en Prevención; Ciencias Sociales, Conductuales y Económicas, así como Políticas y Ciencia Política) pueden consultarse en la página www.kaisernetwork.org/aids2008.

Traducido y adaptado del Rapporteur Summary Session del 8 de agosto de 2008 de la página www.kaisernetwork.org/aids2008

  z Edundo Lamoyi  y Sonia Olguin

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, agosto del 2008.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share