Lost your password?
Are you a new user?

La capacidad de percepción olfatoria disminuye por la contaminación

The Olfactory perception capability diminishes with pollution

Investigación presentada en el audiovisual ganador del “Premio a la socialización de la ciencia 2007”

Un estudio realizado por la doctora Robyn Hudson y su alumno Marco Antonio Guarneros, ambos del IIB, reveló que la capacidad de percepción olfatoria de los capitalinos es menor que la de los habitantes de Tlaxcala, fenómeno que atribuyen al efecto que tiene la contaminación del aire sobre el epitelio nasal.

Marco Guarneros y Robin Hudson.
Foto: Sonia Olguin

La doctora Hudson explicó que el reconocimiento de los olores es diferente en cada persona, ya que existen evidencias de que el aprendizaje y los procesos cognitivos son muy importantes en el procesamiento de los olores. Al alcanzar cierto umbral del olor, los receptores del epitelio olfativo envían señales al cerebro, el cual podrá identificar el olor de acuerdo con los conocimientos generados por la experiencia y almacenados en la memoria. Con base en lo anterior, existen olores a los que cada persona es más o menos susceptible debido a factores personales como la experienciay la genética.

En un experimento realizado con habitantes del Distrito Federal y de Tlaxcala, se constató que los primeros necesitan concentraciones mayores de los olores para percibirlos que los tlaxcaltecas. Debido a que el sentido del olfato funciona de una forma logarítmica (es decir, que para que uno pueda detectar más el olor, la concentración tiene que aumentar considerablemente) en la percepción de los olores, la diferencia entre unos y otros es estadísticamente significativa.

De acuerdo con los experimentos que han realizado, se observó un cierto grado de hiposmia (disminución del olfato) en los habitantes de la ciudad de México para la detección de algunos olores (umbral de detección) y para describirlos  (umbral de descripción), pero no para reconocerlos (umbral de reconocimiento).

En los estudios utilizaron diferentes olores como el de la naranja, el de la leche, el café y el del dimetil disulfuro, y se observó que para la mayoría de éstos, los capitalinos necesitaron mayores concentraciones para detectar su presencia y para poder describirlo (si es amargo, dulce, agrio). Para detectar el olor del dimetil disulfuro que tiene una importancia en la vida cotidiana porque está asociado a la putrefacción en los alimentos, requirieron de concentraciones nueve veces mayores que las personas del estado de Tlaxcala y de cuatro a cinco veces mayor concentración para reconocer la leche contaminada con dimetil disulfuro; sin embargo, no se observaron diferencias para el reconocimiento de las sustancias, ya que a las mismas concentraciones ambos grupos sabían con certeza de que olor se trataba.

La investigadora explicó que para detectar un olor, los seres humanos necesitan de diferentes receptores que se encuentran en el epitelio nasal, de acuerdo con el olor se usan unos u otros, por lo que puede haber disminución sólo para ciertos olores, ya que de acuerdo con la hipótesis del grupo de Robyn Hudson, ciertos receptores están más dañados que otros por la contaminación ambiental.

En el epitelio nasal hay dos tipos de células principalmente, las de soporte y las receptoras; a este respecto, Marco Guarneros informó que estudios previos de otros laboratorios demuestran que en habitantes de la Ciudad de México existe una disminución en el número de células receptoras y un aumento en el número de células de soporte, por lo que considera que la contaminación ambiental causa mayor daño al principio del epitelio, donde se encuentran las células receptoras y consecuentemente el individuo requiere de mayor concentración del olor para generar las señales que se dirigen al cerebro para la detección de éste.

Las células receptoras, dijo, se mueren por la exposición a la contaminación, pero existe un mecanismo mediante el cual se renuevan constantemente. La tasa de renovación de estas células en personas que viven en lugares no contaminados, es suficiente para mantener la sensibilidad olfativa, pero en las personas que están constantemente expuestas a contaminantes la tasa  de pérdida es mayor a la tasa de renovación y las células receptoras que se pierden son sustituidas por células de soporte, lo que provoca una disminución en la sensibilidad olfativa.

Este trabajo de investigación formó parte de la tesis de licenciatura de Marco Guarneros, quien se hizo acreedor junto con Aline Saldaña del IIB y Sergio Sandoval de la Escuela Nacional de Restauración Conservación y Museografía, al primer lugar del “Premio para la Socialización de la Ciencia 2007” en la categoría de Riesgos de la Ciudad, otorgado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, por la presentación de esta investigación en el audiovisual “Efectos de la contaminación del aire sobre el sistema olfativo en los habitantes de la ciudad de México”.

Actualmente, como parte de la tesis de maestría de Marco Guarneros, el grupo de la doctora Robyn Hudson en colaboración con el doctor Emilio Rojas del Departamento de Medicina Genómica y Toxicología Ambiental del IIB, buscarán una evidencia anatómica de los daños en el epitelio olfativo y su correlación con la disminución del olfato, ya que aunque hay evidencia de que existe pérdida de células y daño en el epitelio olfativo,  aún no hay un estudio que correlacione ambas cosas.

Finalmente, los entrevistados comentaron que tomarán muestras del epitelio nasal (el cual refleja el estado de todo el sistema respiratorio) para observar  si existe daños en él y si correlacionan con los umbrales olfativos. También están interesados en saber si este daño es reversible y hasta que nivel, ya que en ocasiones el epitelio se regenera al alejarse de la fuente contaminante. z Sonia Olguin

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, abril del 2008.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Health Information by

MedlinePlus Trusted Health Information for You: A service of the U.S. National Library of Medicine, NIH National Institutes of Health

Connect & Share