Lost your password?
Are you a new user?

Descubren enzima que incide en la hipertensión

Enzyme discovery which incides in hypertension

Podría influir en el diseño de nuevas estrategias farmacológicas para el tratamiento de esa enfermedad, informó Maximiliano Ibarra Barajas

Laura RomeroCientíficos de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala descubrieron una enzima, conocida como cicloxigenasa-2 (COX-2), que participa en el desarrollo de la hipertensión arterial, lo que podría incidir en el diseño de nuevas estrategias farmacológicas para el tratamiento de esa enfermedad.

Así lo explicó Maximiliano Ibarra Barajas, investigador de la Unidad de Biomedicina de esa entidad, quien añadió que en la actualidad existe un grupo de medicamentos –inhibidores de la COX-2– que sirven para tratar el dolor, pero no tienen un empleo específico contra la presión alta.

Dijo que ese padecimiento es un problema importante de salud pública. De hecho, la Encuesta Nacional de Salud ha determinado que su prevalencia entre la población mexicana es de hasta 30 por ciento.

Por lo general, apuntó, el mal es asintomático en sus primeras etapas, luego el paciente lo descubre cuando se manifiesta en alguna complicación de tipo cardiovascular, como insuficiencia renal, infarto o trombosis, que lo pueden llevar a la muerte.

Explicó que el tratamiento con diferentes agentes antihipertensivos disminuye la incidencia de fallecimiento, de ahí la importancia de que el sujeto identifique si tiene hipertensión y se trate adecuadamente, bajo prescripción médica. El diagnóstico se hace con mediciones repetidas. Si la persona reporta valores de presión arterial sistólica mayores de 140 mm Hg, y diastólica, mayores de 90 mm Hg, se le considera hipertenso.

Algunos elementos que aumentan la incidencia de este trastorno multifactorial son edad, raza y malos hábitos alimenticios. De hecho, en personas con edad avanzada la prevalencia del padecimiento aumenta notablemente, alcanzándose valores de hasta 65 por ciento. Atendiendo a factores genéticos se sabe que la hipertensión arterial es mayor en la raza negra y que la incidencia se incrementa con el consumo excesivo de sal.

El universitario indicó que para su control se utiliza una gama importante de fármacos divididos en cuatro grupos principales; diuréticos; con actividad simpaticolítica; los que actúan sobre el sistema renina- angiotensina y los vasodilatadores.

Los trabajos de Ibarra Barajas y su equipo fueron dados a conocer en diversas revistas científicas internacionales, incluyendo el British Journal of Pharmacology, donde han descrito la participación del óxido nítrico, prostanoides y receptores 1D- adrenérgicos en la alteración de reactividad vascular a diferentes medidadores químicos, endógenos o exógenos en hipertensión arterial y envejecimiento.

“Con la hipertensión, la respuesta vascular se modifica. Así, en modelos experimentales y en pacientes hipertensos se ha encontrado que las arterias responden con mayor potencia a agentes vasoconstrictores y tienen menor capacidad para relajarse. En tales condiciones, al estar más contraídos se da un incremento de la presión arterial”, advirtió.

En su laboratorio, mediante un modelo de hipertensión genética en ratas, se aíslan arterias pequeñas y grandes. Asimismo, se usan otros esquemas para medir la respuesta vascular en órganos complejos, como el riñón, adelantó.

Así, se puede caracterizar lo que pasa en animales hipertensos, compararlo con los sanos, y definir alteraciones. Entre ellas, la respuesta medida por el endotelio, capa de células que cubre la parte interna de los vasos sanguíneos, y que cuando se comunica mediante señales químicas con las células sanguíneas y vasculares mantiene un tono vascular adecuado. No obstante, en la hipertensión esa comunicación se altera y libera gran cantidad de sustancias que promueven la vasoconstricción y la hipertrofia, subrayó.

Conforme se envejece también hay cambios en dichos vasos, semejantes a los que ocurren en la hipertensión. De hecho, las personas adultas tienen una incidencia mucho mayor que los jóvenes a padecer ese mal, probablemente debido a que el paso del tiempo conlleva alteraciones en el ámbito vascular, renal y cardiaco. Tal aspecto también es tratado por Ibarra Barajas.

Recordó que el estudio de los cambios en tal reactividad permitió determinar posibles factores que pudieran ser importantes en el desarrollo de la hipertensión, como la enzima COX-2, ya que ésta es importante en la regulación del sistema reninaangiotensina. Se ha determinado “que la cicloxigenasa 2, además, puede tener un papel importante en el desarrollo de alteraciones renales”.

Por ello, se ha iniciado una etapa de experimentación en la cual un grupo de animales es tratado con fármacos inhibidores de la COX- 2 antes de que desarrollen el padecimiento, con resultados alentadores.

A corto plazo, el científico espera definir cuál es el posible mecanismo sobre el cual inciden esos fármacos inhibidores y cómo rompen la cadena de eventos que llevan a la hipertensión arterial. Además, observar si normalizan la respuesta vascular en los animales hipertensos y cuál es su efecto sobre el riñón, concluyó.

Artículo publicado en Gaceta UNAM, Número 3954, 22 de enero de 2007.
Visita la Gaceta UNAM
Para reproducción parcial o total favor de dirigirse a la Gaceta.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share