Lost your password?
Are you a new user?

Cómo se genera el afecto madre-hijo

How does mother-son affection is generated

Es posible que algunas sustancias contenidas en los líquidos de interfase materno-infantil (líquido amniótico, calostro y leche materna) actúen como marcadores intrauterinos y permitan la identificación y el inicio del apego materno-infantiles. Son abundantes las experiencias que demuestran que los bebés son capaces de reconocer y orientarse hacia estos tres líquidos cuando provienen de su madre, explicó Carlos M. Contreras, investigador de la Unidad Foránea del Instituto de Investigaciones Biomédicas en la Universidad Veracruzana.

Carlos Contreras

La aportación de Carlos Contreras, experto en el estudio de los trastornos afectivos, consiste en que él y su grupo de trabajo han encontrado cierta consistencia en los perfiles de concentración de algunos ácidos grasos en los tres líquidos biológicos antes mencionados, en el ser humano y que por lo menos el líquido amniótico funciona con una potencia semejante al diazepam como reductor de la ansiedad en la rata.

La idea que conduce esta investigación se apoya en la consideración de que la naturaleza tiene todo previsto para asegurar la supervivencia de las especies, dijo, de manera que en la vida intrauterina se está en una situación ideal de control de temperatura y humedad, pero pre-expuesto a las primeras situaciones que el bebé ha de afrontar en cuanto nazca, además de estar protegido con sustancias que, proviniendo de su madre, funcionen al menos como ansiolíticos.

El investigador, comentó en entrevista para Gaceta Biomédicas que inició su estudio analizando los tres líquidos de interfase materno infantil para encontrar las sustancias que permanecen constantes en ellos, por ejemplo, los ácidos oleico, linoleico, palmítico, los cuales son los más abundantes en los tres líquidos y otros como el mirístico y el esteárico que, aunque se detectan en menor cantidad, su concentración no varía en los tres líquidos, por lo tanto éstos podrían ser los marcadores intrauterinos.

Aunque el doctor Contreras no descarta la idea de que las diversas proporciones entre ellos, sean las que funcionen como un marcador individual de la díada madre-hijo, se mostró sorprendido porque la concentración de ácido araquidónico es muy baja en comparación con la de los demás ácidos grasos, ya que este último es precursor de otras sustancias como las prostaglandinas, cuya participación en el proceso del dolor es ampliamente conocida.

Contreras comentó que, en cambio, otras sustancias como aldehídos y cetonas están prácticamente ausentes en el líquido amniótico. Este dato le parece relevante porque en su experiencia y la de otros grupos de investigación de otros países, estas  sustancias volátiles suelen actuar como marcadores de alarma. El especialista explicó que desde antes del nacimiento del bebé humano, el sistema sensorial olfatorio ya está desarrollado y contiene un órgano vomeronasal funcional, el cual detecta a las feromonas. Tomando en cuenta que existen diversas clases de feromonas que se pueden dividir en dos grandes grupos, las de afinidad y las de rechazo, él y su grupo  han identificado (ya verificado por otros autores) en ratas, una feromona de rechazo que es liberada por la orina cuando se está estresado y produce ansiedad a quien la detecta. El investigador realizó un experimento en el que colocó a dos ratas en una caja, separadas únicamente por una pantalla opaca; una de ellas recibió descargas eléctricas de muy baja intensidad en las patas  por lo que chilló y orinó al sentir las molestias, en tanto que la otra rata sólo podía escucharla y oler su orina.

Mediante estos modelos animales que permiten detectar ansiedad y desesperanza, el investigador demostró que después de una sesión de estrés físico en una rata y de estrés emocional en la otra rata, ambas ratas estaban ansiosas y si las sesiones de estrés se hacen de forma repetida, ambas ratas desarrollan desesperanza, el preámbulo de la depresión. El investigador destacó que al analizar la orina de las ratas identificó como marcador a la cetona 2-heptanona.

Posteriormente suministró 2-heptanona a ratas y pudo constatar que se reproducen las observaciones. Estos resultados han sido publicados en revistas como Behavioral Brain Research, Physiology and Behavior, Pharmacology Biochemistry and Behavior  y se tienen manuscritos aceptados en Animal Behavior.

El investigador pretende identificar cuál es el proceso que da lugar a los dos tipos de sustancias, ya que los ácidos grasos bien pueden ser precursores de las cetonas, y reflexiona que el punto clave podría estar en procesos oxidativos que son modulados por el estrés.

Actualmente el doctor Contreras amplía sus observaciones con estudios de los efectos de estas sustancias sobre la actividad neuronal de las estructuras cerebrales encargadas de la memoria emocional y del hedonismo en la rata, toda vez que ya ha demostrado cuáles son las acciones de los antidepresivos y hormonas con potencia antidepresiva sobre estas estructuras. Así mismo, extiende sus observaciones de sustancias de afinidad en bebés humanos y de sustancias generadoras de ansiedad en cirujanos y pacientes sometidos a cirugía, enfermos crónicos e incluso deportistas. z Gaceta Biomédicas
Con información proporcionada por el investigador.

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, mayo del 2008.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Health Information by

MedlinePlus Trusted Health Information for You: A service of the U.S. National Library of Medicine, NIH National Institutes of Health

Connect & Share