Lost your password?
Are you a new user?

Hugo O. Besedovsky y los enredados y dilatados horizontes de la Inmunología

Hugo O. Besedovsky and the entangled and extensive horizons of Immunology

Hugo O. Besedovsky y los enredados y dilatados horizontes de la Inmunología Carlos Larralde. Departamento de Inmunología. IIB, UNAM

El mensaje general

En sus dos seminarios en Biomédicas (8 y 14 de Junio del 2007), Besedovsky sostuvo e ilustró, con observaciones propias y de su esposa, Adriana del Rey, que el sistema inmune conecta y concerta acciones mutuamente interdependientes consigo mismo y con el endócrino y el reproductivo, así como con el sistema nervioso central, el autonómico y con el metabolismo, ante estímulos provenientes del interior de un organismo y del exterior.

Carlos Larralde

Los resultados de tan compleja red inmuno-endocrino-neurológica-metabólica definen el estado de salud del individuo no sólo en cuanto a infecciones, autoinmunidad, cáncer y trasplantes –los asuntos clásicos de la inmunología–, sino que inciden también sobre la reproducción, la memoria, los niveles de glucosa y la conducta. Así alcanza el sistema inmune a estirar sus influencias hasta impactar más allá de la salud, la conducta social de un individuo y la evolución de las especies involucradas.

Algunos mensajes concretos

El currículo de sus investigaciones da cuenta temprana de que estímulos antigénicos innocuos, además de los patógenos, incitan a la producción de corticoesteroides por las suprarrenales e inducen un aumento en la frecuencia de descargas de ciertas neuronas hipotalámicas y la expresión de c-fos en diversas áreas del sistema nervioso central (SNC), con los consecuentes efectos sobre el aparato efector del sistema inmune y la modulación de la inflamación ante el agente causal.

El SNC no sólo se percata del estímulo antigénico,,sino que responde en sentido eferente afectando la intensidad y naturaleza de la respuesta inmune. Así, por ejemplo, la elevación de corticoesteroides consecuente a un primer estímulo, establece un periodo de indiferencia transitoria a un antígeno subsecuente inmediato y, por el contrario, la denervación del sistema autonómico del bazo y de un ganglio linfático, resulta en una super-respuesta inmune ante el antígeno.

Hugo Besedovsky

Estudiando la modulación de la complejidad de los perfiles de citocinas en distintos diseños experimentales, encontraron que la IL-1 es un potente agente hipoglucemiante que actúa a nivel periférico y a nivel central cambiando la sensibilidad del gatillo del sistema de control de la glicemia. Así es como el sistema inmune enlaza su quehacer con la distribución de la energía en el organismo, haciendo difícil no especular sobre sus posibles aplicaciones en la diabetes, la obesidad y la consunción (caquexia) de enfermedades crónicas como la tuberculosis, el SIDA y las neoplasias.

En años más recientes, con Oscar Bottasso, Eduardo Roggero y colaboradores, en Argentina (Rosario), estudian la fisiopatología de la enfermedad de Chagas y de la tuberculosis. Sus hallazgos indican que en algunos de los infectados, la minoría, la respuesta inmune hacia el patógeno los consume a la par que se acentúan perfiles progresivamente crecientes de cortisol y decrecientes de dihidroepiandrostenediona (DHEA). Un claro ejemplo de la capacidad patogénica de un sistema inmune descompuesto. Les resta explicar la razón por la cual sólo algunos son los que se descomponen. Lucen entre las posibilidades dos conjuntos de explicaciones no disyuntivos. Por el lado simplista, podría tratarse de polimorfismos específicos de alguno de los nodos del sistema inmune con salida hacia el cortisol y la DHEA y/o, por el lado de la complejidad, una red tan intrincada tendría muchas formas de corregir fallas puntuales haciendo altamente improbable un descalabro total de su funcionalidad.

Más amplios son los horizontes que ellos perciben de la inmunología. Han ya demostrado que la vinculación del sistema inmune con el SNC no sólo alcanza a la conducta reproductiva, a la evasiva del depredador y a la jerarquía social de los ratones desafiados, sino que también dificulta su capacidad de aprender y memorizar. Saltan a la vista las posibles relaciones de las enfermedades infecciosas de la infancia con el desempeño escolar de los niños y el modesto destino que previsiblemente les aguarda a quienes se les dificulta el aprendizaje.

El mensajero

El mensajero no está solo. Hugo y Adriana son argentinos, de Rosario, hincha del ‘‘Ñuls’’ él y con genes ‘‘Centralistas’’ ella. Si bien la mayor parte de sus trabajos científicos fueron realizados en Suiza (Davos, Basel y Zurich) y en Alemania (Marburg), muchos han hecho también en colaboración con grupos en EEUU y otros países, globalizando así, y a través de sus numerosos estudiantes y amigos, sus ideas y hallazgos. Sus aportaciones al entendimiento cabal del sistema inmune como parte integral y participativo de un colectivo fisiológico se cuentan en varios cientos y las citas a ellos en la literatura suman varios miles: son ineludibles marcas históricas en la biomedicina.

Su lección personal en cuanto al estilo científico no debe soslayarse. Los Besedovsky se inclinan por la ciencia como aventura del conocimiento, más que a la ciencia como fuente de trabajo y de vinculación y status social. Hacen preguntas grandes, sencillas, y diseñan, escueta, nítida, contundentemente, sus experimentos, sin “... vanos obeliscos” (Sor Juana Inés de la Cruz). Su actividad se genera de un auténtico deseo de conocer el trasfondo y la relevancia de todo esto a lo que un médico metido a inmunólogo o viceversa, como Adriana, se enfrenta cuando abre bien los ojos, cuando concibe a un enfermo en su totalidad y en relación a su entorno presente e histórico.

Un tanto irreverentes ante la moda estructuralista de la época actual, la que se enfoca prioritariamente al inventario y estructura de las partes, ellos son funcionalistas, se apegan a la función, a la fisiología integrada de esas partes, a la música más que a los instrumentos. “No hay que confundir –dijo– al mensajero con el mensaje”. Claro que su estilo les cuesta, así publiquen mucho y en revistas de la más alta visibilidad, pues por el momento van contracorriente y batallan para mantener su posición en el discurso científico. Pero, un tanto ansiosos y ligeramente irritados, esperan el tiempo que habrá de llegar, en que la biología atenderá al descifrado de los mensajes tan diferentes de tan similares genomas que resultan en tan distintos bichos.

Corolario

Quiere Hugo que incluya aquí lo que sigue: “En las infecciones se genera, junto a la respuesta inmune, una respuesta neuroendocrina, siendo la resultante de entre ambas decisiva para el curso y el éxito o fracaso de la infección o del huésped”.

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, julio de 2007.
Visita Gaceta Biomédicas

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share