Lost your password?
Are you a new user?

Demuestra Mandoki que las hormonas son multifuncionales

Mandoki shows that hormones are multi-functional

Laura Romero

Su trabajo también plantea una rica interacción hormonal que podría llevar a terapias más selectivas
El científico universitario Juan José Mandoki Weitzner, de la Facultad de Medicina, planteó la existencia de una forma diferente del funcionamiento de los organismos mediante el papel que desempeñan las hormonas y las diferentes señales con las que interactúan.

El experto, a cargo del Laboratorio de Farmacología Celular y Molecular del Departamento de Farmacología, expresa lo anterior en el trabajo Hormone multifunctionalities: a theory of endocrine signaling, command and control. En él muestra también la existencia de una rica interacción hormonal, no prevista, que podría tener implicaciones prácticas fundamentales ya que plantea estrategias para el desarrollo de terapias hormonales más selectivas.

El grupo de Mandoki ha trabajado básicamente con hormonas sexuales femeninas. Explicó: “Estamos convencidos que dan origen a otras hormonas de gran interés. Por ejemplo, una hormona inmunoestimulante, que podría ser importante para el tratamiento de enfermedades infecciosas, como sida y posiblemente cáncer”.

Indicó que desde hace 80 años, incluso hasta ahora, se había creído que a cada hormona le correspondía una sola función. De hecho, hace más de 40 años, cuando Mandoki inició sus investigaciones en esta área, se basó en esa idea.

Sin embargo, con el paso del tiempo y del trabajo llegó a la conclusión de que los hechos no apoyaban esta teoría y la abandonó. “Entonces planteé la contraria e investigué las bases que podían sustentarla: en eso consiste el trabajo”.

“Hasta ahora no se había llegado a la conclusión correcta de que los macropulsos de hormonas pueden tener funciones diferentes”


Recordó que Walter B. Cannon, su abuelo científico, quien se desempeñó como jefe del Departamento de Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, postuló hace ocho décadas que las diversas acciones de la adrenalina, como los aumentos de la velocidad sanguínea, de la ventilación pulmonar, del umbral al dolor, sirven para una función: preparar al organismo para luchar o huir ante una amenaza.

El concepto ha sido generalizado indebidamente, dijo el experto. La idea se ha visto reforzada porque al administrar una hormona repetidamente se observan siempre las mismas acciones. Además, aceptar la idea alterna de que una hormona tiene más de una función plantearía el problema de cómo funcionan coherentemente los organismos en esas condiciones. Por ello se ha rechazado implícitamente que pueda ser así, comentó.

No obstante, Mandoki dijo que mediante el radioinmunoensayo, es decir, un método para cuantificar cantidades pequeñísimas de hormonas, ha sido posible demostrar que, en los organismos, éstas se producen en dos formas: como micropulsos, de gran frecuencia y en forma continua, determinando concentraciones bajas y poco variables, y como macropulsos, que se producen a intervalos variables.

También se demostró que los macropulsos de una hormona pueden inducir los de otras. Por ejemplo, los de la adrecorticotrofina hipofisiaria (ACTH) inducen a los del cortisol, y los de la hormona luteinizante, a los de la testosterona.

Sin embargo, siete grupos de investigadores que estudiaron esos casos señalaron que, contrariamente a lo esperado, no todos los macropulsos de ACTH y LH indujeron pulsos de cortisol y testosterona, respectivamente. “Esto indica de forma clara que distintos macropulsos de estas hormonas tienen acciones diversas y, por lo tanto, funciones diferentes”, precisó.

Hasta ahora no se había llegado a la conclusión correcta de que los macropulsos de las hormonas pueden tener funciones diferentes y que, por lo tanto, ellas tienen múltiples tareas que pueden efectuarse independientemente.

Una vez planteada la multifuncionalidad de las hormonas, señaló el universitario, una de las contribuciones más importantes del trabajo es explicar cómo diferentes macropulsos de una hormona pueden tener acciones diversas.

“Se planteó así la teoría y se fundamentó que el macropulso endógeno de una hormona es tan sólo uno de los componentes de un mensaje multiseñal y se presentó evidencia que fundamenta la hipótesis. La composición de ese mensaje incrementaría algunas de las acciones de sus componentes y suprimiría otras“, abundó Juan José Mandoki. Eso permitiría que fueran coherentes, es decir, el organismo las maneja de forma tal que no genera una reacción en cadena que pueda ser letal.

Debido a que las hormonas son usadas en la medicina, Mandoki y su grupo de colaboradores no sólo tenían interés en entender cómo funcionan dentro del organismo, sino también su posible utilidad terapéutica. “Su administración produce efectos benéficos, pero también adversos y eso ha limitado su uso”, aclaró.

En el trabajo, reconocido con la Mención Especial del Premio Canifarma 2004, no sólo se discuten los mecanismos que pueden crear efectos terapéuticos o adversos de las terapias hormonales. También se describen estrategias para identificar en cada caso los mecanismos correspondientes para desarrollarlas de modo más selectivo para evitar resultados indeseables.

Cabe mencionar que el artículo Hormone multifunctionalities: a theory of endocrine signaling, command and control fue aceptado sin ningún cambio para su publicación en la prestigiada revista inglesa Progress in Biophysics and Molecular Biology. Además, el revisor del texto, F. Eugene Yates, profesor doblemente emérito de medicina y de ingeniería de la Universidad de California en Los Ángeles, hizo comentarios elogiando el trabajo de Mandoki.

Se refirió a una comprensión profunda de la riqueza interactiva de sistemas endocrinos, una visión más cercana a las operaciones reales en animales íntegros (y en nosotros) que la que puede obtenerse recolectando cada vez más ejemplos de demostraciones simples de efectos uni-causales obtenidos en condiciones rígidamente controladas (fijadas experimentalmente).

En cuanto a la posibilidad de aplicar terapias hormonales más efectivas, Mandoki sostuvo que las estrategias para lograrlas están planteadas en el artículo, y hacerlas realidad depende de otros factores, como los recursos humanos y materiales que se destinen para alcanzar esa meta. De cualquier modo, se avanza hacia la posibilidad de la cura de padecimientos, finalizó.

Artículo publicado en Gaceta UNAM, Número 3781, 3 de febrero de 2005.
Visita la Gaceta UNAM
Para reproducción parcial o total favor de dirigirse a la Gaceta.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share