Lost your password?
Are you a new user?

Buscan utilizar nanopartículas de plata en crema vaginal para combatir el VIH

Pursuing the use of silver nanoparticles in vaginal cream against HIV

Investigación de las Universidades de Texas y Autónoma de Nuevo León

Si el 20 por ciento de las mujeres utilizaran un producto microbicida en la mitad de sus contactos sexuales, se prevendrían 2.5 millones de infecciones en tres años
La posibilidad de desarrollar una crema vaginal a base de nanopartículas de plata para el control de infecciones de transmisión sexual, particularmente VIH, fue presentado por el doctor Miguel José Yacamán, director del Centro Internacional de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad de Texas, durante la Expo BioMonterrey, celebrada en esa ciudad del 20 al 23 de octubre.

El ex director del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, señaló durante su conferencia, que la nanotecnología es una de las posibilidades que debemos tomar en cuenta para el combate de enfermedades que no han sido atendidas por las grandes compañías farmacéuticas o bien para las que no se han encontrado alternativas adecuadas de tratamiento.

Como ejemplo de lo anterior, recordó que el VIH, causa 4.8 millones de nuevas infecciones por año y afecta a 37.8 millones de individuos entre 34 y 48 años de edad, de los que más del 50 por ciento son mujeres, por lo que contar con un medicamento que evite la infección ayudaría a resolver un importante problema de salud mundial, ya que modelos matemáticos han predicho que si el 20 por ciento de las mujeres utilizaran un producto microbicida en la mitad de sus contactos sexuales, se prevendrían 2.5 millones de infecciones en tres años

La plata: un viejo recurso.

Jose Yacamán apuntó que desde hace mucho tiempo se sabe que la plata tiene propiedades bactericidas. ‘‘Los colonizadores de Norte América mantenían una moneda de plata en sus cantimploras para purificar el agua’’. Asimismo, recordó que cuando antaño los bebés eran alimentados con cucharas de plata, se observaba que eran más sanos que los que no las usaban. En tiempos de Porfirio Díaz, el nitrato de plata fue uno de los elementos más importantes de las políticas públicas de salud, pues se aplicaba en los ojos de los niños recién nacidos para evitar infecciones bacterianas ocasionadas por Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae, o bien virales, como el herpes. ‘‘Esa sola medida disminuyó la ceguera en este país en un 95 por ciento’’.

Los iones de plata matan a las bacterias mediante un mecanismo que todavía no es muy claro, pero algunas han desarrollado ya resistencia a los iones de plata.

Hoy en día muchas aplicaciones de la plata se basan en iones de plata. ‘‘Lo que nosotros proponemos es utilizar, en lugar de éstos, nanopartículas, del orden de dos nanómetros, que tienen un efecto directo sobre las bacterias y virus’’.

Modelado de nanopartículas

El tamaño de las nanopartículas se sitúa en el rango de millonésimas de milímetro (nanómetro). Sus propiedades físicas son peculiares, en comparación con partículas grandes del mismo material, ya que al reducirse el tamaño, se aumenta la superficie disponible para interactuar con otros materiales, y la actividad de los átomos de la superficie prevalece sobre la de los de su interior.

Al detallar el procedimiento para la obtención de las nanopartículas, el investigador precisó que crecen partículas de metales nobles, como paladio y plata poniéndolos en interfase con proteínas, que sirven para controlar su tamaño y forma a través de diversas reacciones químicas controladas. Estas proteínas pueden ser tan sencillas como la albúmina, que es una de las más comunes y más fáciles de conseguir. Vistas a través del microscopio electrónico, dijo, uno comprueba que las partículas producidas son efectivamente de tamaño nanométrico.

Capacidad bactericida y fungicida de las nanopartículas de plata.

Jose Yacamán y su grupo han probado el efecto bactericida de las nanopartículas de plata en diversos microorganismos, incluyendo bacterias como Pseudomona aeruginosa, Staphylococus aureus, Escherichia coli, Salmonella typhi y Vibrio colerae.

‘‘Cuando se ponen en contacto nanopartículas de plata en un cultivo de bacterias éstas prácticamente no se reproducen, y se observa que la plata inhibe en forma mucho más general estas bacterias, a diferencia de los antibióticos, que lo hacen de manera diferenciada’’.

Mediante el microscopio electrónico de transmisión y de barrido, uno observa que la bacteria es atacada por las partículas, que se adhieren a la membrana de la bacteria. Estas partículas también penetran el núcleo de la célula y destruyen el DNA, puntualizó.

El científico, quien desarrolla parte de su investigación en colaboración con la Universidad Autónoma de Nuevo León, señaló que mediante nanopartículas de plata pueden combatirse bacterias resistentes a antibióticos, como el Staphylococcus aureus, que ocasiona importantes infecciones intrahospitalarias, que en algunos casos alcanzan dimensiones epidémicas y para las cuales no existen antibióticos efectivos, además de la vancomicina. Asimismo, ‘‘se podría utilizar plata nanoestructurada para el tratamiento de agua en los tinacos, para producir pintura antiinfecciones para hospitales, así como utilizarla en textiles y en zapatos, para evitar el crecimiento de bacterias y hongos’’.

Una bala de plata contra el VIH

El doctor Jose Yacamán explicó que el VIH tiene en su cápside la glicoproteína120 (gp120), la cual puede unirse al receptor CD4 localizado en la superficie de los linfocitos TCD4+ para penetrar en ellos e infectar. Mediante las nanopartículas de plata, se lograron bloquear los sitios de reconocimiento de la gp120, al unirse éstas a la proteína debido a la afinidad de la plata por los grupos tiol (azufre), evitando así la infección. Los científicos continúan realizando investigación para desentrañar con exactitud los mecanismos de interacción entre las nanopartículas y las proteínas del virus.

Asimismo, el investigador refirió pruebas diagnósticas rápidas de identificación de proteínas (SERS) del VIH, mediante nanopartículas de plata que permitirían disminuir el tiempo en el que puede realizarse la determinación, que actualmente es de cuatro meses. Este tipo de pruebas, dijo, podrían desarrollarse para la detección de otros virus, como los del papiloma humano.

Con respecto a la toxicidad de estas nanopartículas de plata para el ser humano, el investigador señalo que es un tema abierto y mas investigación es requerida .Sin embargo datos preliminares indican una baja toxicidad .Finalmente indicó que este desarrollo podría estar listo a nivel comercial en un par de años.

(Rosalba Namihira)


Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, diciembre de 2006.
Visita la Gaceta Biomédicas
Para reproducción parcial o total favor de dirigirse a Gaceta Biomédicas.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share