Lost your password?
Are you a new user?

A Patricia Ostrosky, uno de los ‘‘Premios Ciudad Capital: Heberto Castillo Martínez’’

To Patricia Ostrosky, one of the "Capital City Awards: Heberto Castillo Martínez"

In Health, Biotecnology and Environment categories: Ricardo Miledi Prize

En la categoría Salud, Biotecnología y Medio ambiente: Premio Ricardo Miledi

Patricia Ostrosky recibió, junto con siete destacados investigadores, el ‘‘Premio Ciudad Capital: Heberto Castillo Martínez’’, el “más importante que otorga la Ciudad de México”, afirmó el Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard, durante la ceremonia de entrega en el Colegio de San Ildefonso, el pasado 22 de noviembre.

María Teresa Juárez viuda de Castillo, Marcelo Ebrard y Patricia Ostrosky, al concluir la ceremonia, en el Colegio de San Ildefonso. (Foto: Sonia Olguín)

Ante la presencia de María Teresa Juárez viuda de Castillo; de los rectores de la UNAM, la UAM, la Universidad de la Ciudad de México, así como los directores del IPN y del CINVESTAV, del Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), del Presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, y funcionarios del gobierno capitalino, incluyendo a la Directora General del Instituto de Ciencia y Tecnología (ICT) del DF, entidad que instituyó los Premios, cuyo lema es ‘‘por la generosidad de compartir el conocimiento’’, Ebrard manifestó que la capital del país tiene el privilegio de albergar al 75 por ciento de la investigación científica y tecnológica, por lo que la obligación del Gobierno de la Ciudad es respaldar a las instituciones que la generan. Asimismo, informó que el ICyT, verá quintuplicado su presupuesto.

En la ocasión, el Rector de la UNAM, José Narro, fue invitado a dirigir “su primer discurso público”, luego de su toma de posesión, durante el cual celebró el que “se pueda reconocer al talento de nuestras instituciones públicas”, y refrendó su convicción sobre la importancia de las mismas para el país, al tiempo que advirtió que sería un error si en México “no decidimos invertir a favor de la educación superior, la ciencia, las humanidades y el desarrollo tecnológico’’. Narro Robles se congratuló porque el gobierno de la capital impulse en esta dirección, siendo muestra de ello la entrega de los premios.

Ruy Pérez Tamayo agradeció la distinción a nombre de los premiados y puntualizó que la preocupación de la sociedad mexicana por promover el desarrollo de la creatividad, la ciencia y la tecnología; de las humanidades, del arte y de la cultura en general, está subdesarrollada. “Hace años que la educación dejó de ser prioritaria en nuestro país, quizá no en los discursos políticos pero sí en los presupuestos…Nos hemos olvidado de que lo más importante que tiene un país, es su gente, y que lo más importante para su gente, es su educación”. Consideró sin embargo, que la entrega de estos premios “es síntoma de que México tiene esperanzas, tiene futuro, si favorece los valores humanos, si se compromete con su gente”.

Los Premios Heberto Castillo reconocen 4 áreas y llevan el nombre de ocho destacados investigadores; dos por área. En Tecnologías Urbanas: Manuel Cerillo Valdivia y Juan Manuel Ramírez Caraza. El primero, “revolucionario de la ingeniería mexicana del siglo XX, quien sentó las bases para el desarrollo de las telecomunicaciones nacionales, promovió la creación del IPN y del CINVESTAV-IPN”; en tanto que el segundo, fue “director del IPN de 1950 a 1953, colaboró en la modernización de las comunicaciones nacionales, con proyectos como la instalación de radares en el aeropuerto, de teléfonos en la vía pública y la creación del Sistema de Transporte Colectivo (Metro)”.

En Educación, Ciencia y Sociedad: Emilia Ferreiro, y Clara E. Lida. La primera, “investigadora del CINVESTAV-IPN; discípula de Jean Piaget, cuyo trabajo en la psicolingüística ha permitido comprender el proceso evolutivo de la adquisición de la lengua escrita”. La segunda, “investigadora del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México, quien ha enfocado sus estudios a los movimientos sociales y socialistas europeos en el siglo XIX, así como a las migraciones y exilios de España a América”.

En Salud, Biotecnología y Medio Ambiente, son reconocidos Carlos Beyer “investigador del CINVESTAV-IPN y pionero en neuroendocrinología en México. Su trabajo ha arrojado luz para comprender los mecanismos de acción de las hormonas sobre el sistema nervioso central y en la regulación de la conducta sexual” y, Ricardo Miledi, “Premio Príncipe de Asturias 1999, investigador extraordinario del Instituto de Neurobiología de la UNAM, cuyas investigaciones se han enfocado en la transmisión de la información a nivel celular. Es uno de los diez neurólogos más citados internacionalmente”.

El Rector de la UNAM, José Narro y la investigadora galardonada, Patricia Ostrosky.(Foto: Rosalba Namihira)

En Ciencias Básicas: Silvia Torres Castilleja “investigadora Emérita del Instituto de Astronomía de la UNAM, dedicada al estudio teórico y observacional de la materia interestelar. Ha recibido, entre otras distinciones, la Medalla Académica de la Sociedad Mexicana de Física y, Lena Ruiz Azuara, “pionera en el estudio de la química bioinorgánica en México, adscrita a la Facultad de Química de la UNAM. Descubrió un grupo de compuestos con actividad antitumoral, llamados casiopeínas”. Estos investigadores recibieron en la ocasión, medalla de oro; en tanto que otros ocho investigadores recibieron medallas de plata y un estímulo de cien mil pesos, al ser reconocidos con los premios que llevan los nombres ya mencionados y que correspondieron, en el mismo orden a: Jaime Cervantes de Gortari, “en reconocimiento a sus valiosas aportaciones a la solución de problemas urbanos para la mitigación de la contaminación atmosférica, con proyectos específicos para el DF” y Pedro Castro Borges, “en reconocimiento a sus valiosas aportaciones a la solución de problemas urbanos, específicamente en proyectos en el área de la construcción”; Elsie Rockwell Richmond, “por su destacada contribución a la educación, ciencia y sociedad y sus aportaciones en investigación educativa y la cultura escolar, así como en la formación de nuevas generaciones de educadores” y, León Olivé, “por su destacada contribución a la educación, ciencia y sociedad; por sus aportaciones en los campos de la filosofía y la comunicación de la ciencia, así como la formación de nuevas generaciones de investigadores”; Ruy Pérez Tamayo, “por su trayectoria científica y su contribución al desarrollo de la investigación biomédica, a la formación de recursos humanos y a su amplia labor de divulgación científica” y, Patricia Ostrosky, “por su trayectoria científica y su contribución al conocimiento de los mecanismos de la sensibilidad individual a xenobióticos”. Diego Andrés Golombek fue reconocido “por sus aportaciones al conocimiento de los ritmos circadianos, así como a la formación de recursos humanos de alto nivel y su amplia labor de difusión científica” y Ernesto Lacomba Zamora, “por su contribución al desarrollo de las ciencias básicas en el país, tanto en la formación de recursos humanos como en aportaciones al conocimiento universal en el campo clásico de la mecánica celeste”.

La directora general del ICTDF, Esther Orozco, manifestó que la entrega de los Premios Heberto Castillo constituye una muestra del interés del gobierno capitalino por la ciencia y la tecnología, y el reconocimiento a quienes las realizan, así como a las repercusiones que estas actividades tienen en beneficio de la sociedad.

“Honramos la vigencia del pensamiento de un gran mexicano; ejemplo de inteligencia científica y tecnológica, de generosidad con su tiempo y su conocimiento, de su entrega a las mejores causas del país; me refiero a Heberto Castillo Martínez”, del que destacó su “clara visión de la necesidad que tiene México de que sus hombres y mujeres preparados, los científicos y los intelectuales, entreguen toda su capacidad creadora y toda su voluntad para establecer las bases técnicas y científicas de un amplio y sano desarrollo de México’’.

Finalmente, invitó a los científicos e intelectuales a cerrar filas para construir entre todos, activamente, en la Ciudad de México, una ciencia y una tecnología de clase mundial que le sirva al país.

La señora María Teresa Juárez, expuso la semblanza del Ingeniero Castillo, recordando que éste señalaba: “Los gigantes del pensamiento lo han sido porque han observado la realidad”. Nunca pudo aceptar el dogma como método de análisis, dijo y recordó que el movimiento de 1968 dejó una honda huella en este personaje que participó en la transformación democrática del país, y que dedicó más de 40 años a la investigación científica y tecnológica, desarrollando el sistema de tridilosa, el dique flotante, la isla energética y la teoría de invariantes estructurales, así como más de cien programas en lenguaje Basic. “Fue un científico que amaba profundamente la racionalidad”, y que se preguntaba: ¿Cuál verdad buscamos? Para luego señalar: “perseguir la verdad colectiva debe ser nuestro objetivo; conocer con las opiniones y ojos de los demás, para que se conviertan en la verdad colectiva”.z (Rosalba Namihira)

Artículo publicado en Gaceta Biomédicas, diciembre de 2007.

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Connect & Share