Lost your password?
Are you a new user?

Primeros pasos para crear robots sapiens

First steps to create sapiens robots
The objective is to reach the first proto-sapiens; might perform as tutor in pedagogy and teaching

El objetivo es llegar al primer proto-sapiens; podría desempeñarse como tutor en pedagogía y enseñanza

Fernando Guzmán


Cómo funciona el robot sapiens.

José Negrete Martínez, precursor de la inteligencia artificial en México, se fijó una meta hace tiempo que para la mayoría de la gente sólo podría plantearse en una novela o en una película de ciencia-ficción: entender, a partir de la evolución de una máquina cerebroide, de qué manera trabaja la mente humana.

Hoy, con sus colaboradores de la Unidad Periférica del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM –ubicada en la Universidad Veracruzana, en Xalapa, Veracruz– ya ha dado los pasos iniciales para desarrollar en el futuro el primer robot proto-sapiens.


“No tendrá el glamour de los robots antropomórficos japoneses. Se puede decir que nuestro robot proto-sapiens será resultado de una evolución dirigida, en la que se utilice la inteligencia humana para acelerar el proceso de creación robótica. De ahí que pueda considerársele una abstracción maquinista, dijo el investigador.

Predecesores

Negrete Martínez hace una diferenciación clara entre la robótica ingenieril y la robótica evolutiva: mientras la primera tiene como objetivo construir robots completos, maduros; la segunda (es decir, la practicada por él y su equipo), busca desarrollar robots que evolucionen.

Al respecto, explicó: “En mis robots, el crecimiento evolutivo ocurre por epiciclos que se inician con una mejoría en el hardware, continúan con una mejoría del reconocimiento de patrones del mundo exterior y terminan con una fase de adición de las nuevas habilidades a las antiguas”. En el transcurso de 15 años, Negrete Martínez ha desarrollado varios robots que son, en realidad, los predecesores del mencionado proto-sapiens, el cual se distinguirá de aquéllos por contar con un cerebro artificial de tipo mamífero.

Así, ha construido robots orientados a la conducta que reproducían comportamientos animales (uno de los primeros reproducía, por ejemplo, la conducta forrajera –buscar árboles con frutos comestibles– del mono aullador).

Ha experimentado, asimismo, con insectos sintéticos simulados en computadora. El cerebro de cada uno estaba hecho con neuronas realistas de cucaracha, que debido a su actividad espontánea generaban la marcha de los robots por inhibición recíproca entre ellas. “Esto nos enseñó mucho sobre neurofisiología”, comentó el investigador.


También hizo un robot físico llamado Cisne, programado con una conducta compleja de atención en el sentido tanto fisiológico como patológico.

A continuación desarrolló lo que él denomina cerebros modulares, integrados por submódulos que se auto-organizan por evolución secuencial, por simple adición de otras autoorganizaciones.

Ahora, sus robots proto-hábiles (concepto acuñado por el mismo Negrete Martínez) podrían evolucionar a robots hábiles, es decir, a robots capaces de ser autohabilitadores de razonamiento.

“La idea es que estos robots no sólo sean hábiles para hacer cosas y se muevan bien en una habitación –señaló el experto–, sino también que tengan sentido común y habilidades de razonamiento expedito (es decir, que se desempeñan razonablemente, aunque no expertamente), así como autonomía, capacidad de aprendizaje y habilidades para adquirir información del medio en el que operan y afectarlo (o modificarlo) de manera adecuada.”

Razonamiento abductivo

Desde 1998, Negrete Martínez ha intentado dotar de razonamiento abductivo (aquel que permite elaborar hipótesis) a sus cerebros robóticos, los cuales ya han pasado por etapas de adiestramiento (en el sentido de destreza), de percepción de patrones y de razonamiento simbólico. De hecho, con tal propósito, hizo un robot autónomo de juguete teleoperado por Internet.

En la actualidad, el investigador trabaja en un robot pre-sabio, suplementado con sistemas de razonamiento abductivo. Si todo sale bien, éste tendría la posibilidad de alcanzar el estado evolutivo de sistema sapiente. “Esperamos que un robot presabio evolucione a sabio por aprendizaje de su mundo mediante la experimentación en él y por interacción con personas mediante el lenguaje simbólico y el corporal”, apuntó.

En caso de llegar a desarrollar un robot así, que aprendiera a aprender, su mejor desempeño sería como tu- tor en el ámbito de la pedagogía y la enseñanza.

“Si construyéramos un robot que, de manera presencial, ayudara a una persona el difícil arte de aprender a aprender, estaríamos en el camino de crear una nueva especie: la de los robots sapiens.

Sin embargo, el universitario considera que este robot-tutor sapiente debería ser también un sistema hábil con una presencia gestual y táctil que suscitara emociones en el aprendiz, para que éstas fijaran lo aprendido en la categoría de un conocimiento significativo.

Optimista, Negrete Martínez concluyó: “Algún día sin duda tendremos robots con mente y emociones, o al revés: con emociones primero y mente después”.

Entre medio millón y dos millones de
pesos puede costar un robot inteligente
de investigación en México


Artículo publicado en Gaceta UNAM, Número 3998, 5 de julio de 2007.
Visita Gaceta UNAM

The following comments are owned by whomever posted them. This site is not responsible for what they say.

Need help?

LiveZilla Live Help

 

Currently online

Error in PHP Block. Function, phpblock_anon_whosonline, does not exist.

 Visitors & Countries

Since 24-04-12 -Site Statistics

Health Information by

MedlinePlus Trusted Health Information for You: A service of the U.S. National Library of Medicine, NIH National Institutes of Health

Connect & Share